Fraudes comunes en el gimnasio y estafas y cómo evitarlos

Se considera que ir a un gimnasio es una de las mejores maneras de volver a estar en forma y también de mantener tu figura en forma y tonificada. Puedes intentar hacer ejercicio en casa, pero la realidad es que no obtienes el tipo de entorno que realmente necesitas y no obtienes los entrenamientos rigurosos que puedes hacer con el uso de equipos de gimnasio especializados. Los gimnasios ofrecen muchas maneras en las que puede aumentar la condición física y la salud del cuerpo haciendo ejercicios o rutinas de ejercicios que están específicamente dirigidas a varias partes del cuerpo.

Hacer ejercicio en el gimnasio se ha vuelto muy popular hoy en día, pero como alguien que está considerando optar por una membresía de gimnasio, es vital que se inscriba en un gimnasio de renombre, para que las estafas del gimnasio no lo aprovechen. . Aquí hay una mirada a algunas estafas de gimnasio e indicaciones sobre la mejor manera de abordarlas o evitarlas.

Estafas de las que deberías estar enterado:

Una de las estafas más grandes es aquella en la que no puede cancelar la membresía de su club. De hecho, el problema de la cancelación de la membresía es una de las principales quejas que se han presentado contra los clubes de acondicionamiento físico en el Better Business Bureau (BBB) recientemente. La mayoría de las veces, la cancelación de la membresía ocurre cuando una persona decide mudarse a otra ubicación. El miembro asume que basta con informar al club sobre la mudanza, pero la realidad es que se requieren pruebas documentadas. La cancelación de la membresía no ocurre como resultado y la resultante es a menudo la pérdida del reembolso. En el caso de aquellos que pagan cuotas de membresía mensualmente, esto se puede traducir en algo malo, como un puntaje de crédito bajo o recordatorios de los pagos que vencen por su período de membresía.

Los gimnasios tienen equipos de alta tecnología que, si están bien mantenidos, no representan ningún problema para los usuarios. Sin embargo, lo que se observa en ciertos gimnasios es que el mantenimiento regular no se realiza a tiempo. No es raro observar que las personas se lesionan como resultado del uso de un equipo que no funciona sin problemas o accidentalmente porque no se revisó o simplemente hubo un problema de diseño. Verifique los registros de mantenimiento y limpieza de los gimnasios para asegurarse de que el área del gimnasio esté limpia y que todos los equipos funcionen normalmente. Inspeccione el gimnasio, el entorno y las condiciones del equipo antes de firmar el contrato del gimnasio. Un gimnasio abarrotado nunca ofrecerá un entorno higiénico y es posible que tenga que esperar para utilizar los equipos de gimnasio que elija.

Siempre lea la letra pequeña del contrato. A menudo, el entusiasmo de unirse a un gimnasio hace que una persona no mire lo que está haciendo y los agentes de ventas pueden ser bastante convincentes para que la gente se una. No es raro que las personas sientan que se inscribieron por algo por lo que no optaron, como por ejemplo, podrían encontrar ciertos cargos por el uso de equipos, que deberían haber sido una característica gratuita de la membresía del gimnasio. Aunque la mayoría de los gimnasios especifican todo en detalle en el contrato de membresía en sí, hay ocasiones en que no lo hacen y esto puede resultar en que usted gaste más. Si la tarifa adicional es parte del contacto y no se dio cuenta, no hay nada que pueda hacer. Sin embargo, cuando las tarifas se cobran repentinamente, puede discutir con el personal para obtener un reembolso.

También puede haber gimnasios que en realidad pasan por alto algunos detalles. Por ejemplo, pueden requerir que los miembros asistan a sesiones de gimnasio por un período de tiempo específico, y no hacerlo puede resultar en una penalización o un período extenso de membresía, lo que puede no ser lo mejor para la persona que se une. Tales problemas pueden evitarse leyendo los términos del contrato cuidadosamente y también preguntando a aquellos que también están inscritos sobre cómo se aplican ciertos términos y condiciones, una vez que se haya unido.

Ha habido ocasiones en que los gimnasios han recaudado dinero de las personas para la membresía, pero nunca abrieron. Por lo general, la oferta es la de un descuento o una tarifa más baja para una inscripción temprana, pero en el transcurso de un par de semanas, lo que sucede es que el dinero se recolecta de muchas personas, pero el gimnasio nunca se abre. Siempre vaya a un gimnasio de renombre, que ofrezca una política de membresía decente y que muestre pruebas de un entorno higiénicamente mantenido.

No es raro ver gimnasios con certificado deportivo que autentiquen su funcionamiento. Sin embargo, es vital verificar las acreditaciones para descubrir que son de una organización realmente prestigiosa y digna de mención. Los instructores en dichos gimnasios están capacitados y certificados, pero también es vital verificar dicha certificación. A menudo, las personas con ciertos problemas de salud visitan un gimnasio para tratar el dolor causado por un problema en particular, sugiriendo rutinas de ejercicio apropiadas. Sin embargo, esto no funciona tan bien incluso si el instructor es un profesional certificado, porque no comprenden la dimensión médica completa de relacionar el ejercicio con un problema de salud.

Si eres una persona con problemas de salud, es vital que seas realista sobre el tipo de ejercicios que puedes hacer en un gimnasio. Los gimnasios siempre prometen que obtendrás el tipo de resultados que realmente deseas al hacer ejercicio, pero no son profesionales médicos, que definen los ejercicios y las rutinas de entrenamiento en función de tu estado de salud personal. Ha habido muchas historias de personas que sufrieron un paro cardíaco repentino mientras hacían ejercicio en el gimnasio. En la práctica, el personal de la mayoría de los gimnasios no está equipado para manejar tal situación y, por lo tanto, es recomendable no realizar entrenamientos que puedan ser difíciles para ellos físicamente.

Puede evitar las estafas de gimnasia investigando sobre el gimnasio que está considerando inscribir. Si revisa a fondo las instalaciones del gimnasio, puede averiguar si el entorno del gimnasio está bien mantenido o no, y esto lo ayudará a determinar si vale la pena inscribirse. En estos días hay muchos foros de discusión y foros donde las personas discuten las instalaciones del gimnasio y el entorno general de un gimnasio en particular, para que pueda recopilar información útil sobre diferentes personas y su experiencia personal.

Por último, pero no menos importante, siempre sea cauteloso y preste su mayor atención porque su tiempo, dinero y salud están en juego. ¡Todo lo mejor!