Encendedores de pipa de hilo de cáñamo que fuman crean recuerdos duraderos

Uno de los recuerdos icónicos que la generación más joven mantiene de sus abuelos es la imagen de un abuelo fumando una pipa. El uso de encendedores de tubos desencadena los sentidos de un rico y desagradable olor a tabaco. Después de que el tazón comienza a expulsar el humo por el aire, la paz y la serenidad del momento se apoderan de las emociones. Visitar al abuelo casualmente disfrutando de este tiempo en su ropa favorita para fumar presenta una sensación de anhelo que no puede ser reemplazado. Una forma en que se puede volver a visitar el pasado es mediante el uso de cordel de cáñamo como fuente de luz. La mecha llenará el aire con los olores de los años pasados.

Una de las desventajas en el uso de encendedores de tuberías era que el abuelo tenía que tener cuidado con el lugar donde se colocaba después de encender el tabaco. Los niños pequeños eran propensos a tomarlo prestado e intentar imitar el comportamiento de sus seres queridos. Se escondían y encendían su propia pipa. Si bien esta actuación teatral es un tributo a su mayor, puede poner a todos en peligro. El uso de una mecha de hilo de cáñamo humeante como fuente de ignición permite vigilar más de cerca dónde se encuentra. Cambiar un hábito simple puede reducir la mala colocación accidental.

A medida que la habitación comienza a llenarse con el olor de la robustez del tabaco, el hilo de cáñamo humeante también agregará un olor distintivo a la habitación. El agradable aroma de la mecha puede actuar como una vela y proporciona un aire más limpio a los habitantes de la habitación. La guita está hecha de todos los ingredientes naturales que incluyen cera de abeja que se sumará a la agradable mezcla de aromas. Adoptar este método de proporcionar una fuente de luz distinta de los encendedores es mejor para el clima. El uso de materiales sostenibles significará que las generaciones futuras pueden continuar disfrutando de este pasatiempo.

Cada generación tiende a transmitir tradiciones familiares. Algunas familias prefieren mantener un homenaje a los hábitos originales establecidos por sus predecesores. Para alterar una costumbre que realmente evocará recuerdos continuos de los múltiples miembros de la familia, se recomienda cambiar un poco el comportamiento. Cambiar a un hilo de cáñamo para fumar en lugar de encendedores de tuberías es una manera fácil de lograr este objetivo. No solo el legado del abuelo continuará influyendo en los descendientes, sino que también un estilo personal evocará nuevas asociaciones. La tradición continuará prosperando y evocará recuerdos agradables durante muchos años.