Importancia de las pruebas prenatales

El embarazo trae consigo mucha anticipación y algunas veces ansiedad. Puede estar haciendo todo bien, tomando una nutrición óptima, siguiendo una buena condición física y, sin embargo, puede tener que preocuparse por la salud del bebé. La buena noticia es que existen varios tipos de pruebas prenatales de detección y diagnóstico que pueden ayudar a que sus preocupaciones descansen.

Las pruebas de detección prenatal ayudan a identificar el riesgo de que su bebé tenga ciertos defectos de nacimiento, la mayoría de los cuales son trastornos hereditarios. Las pruebas de detección incluyen análisis de sangre y ecografías 4D y se realizan principalmente durante el primer y segundo trimestre.

Las pruebas de detección no pueden hacer un diagnóstico definitivo, solo son indicativas. Las pruebas de diagnóstico, por otro lado, ayudan a confirmar el diagnóstico de una prueba de detección. Sin embargo, algunas pruebas de diagnóstico fetal presentan un ligero riesgo de aborto espontáneo.

Algunas pruebas prenatales comunes son:

Amniocentesis: esta prueba ayuda a determinar el riesgo de ciertos defectos congénitos, como el síndrome de Down, la fibrosis quística y la espina bífida. Puede sugerirse para parejas en mayor riesgo de trastornos genéticos.

Perfil biofísico: este examen ayuda a controlar la salud general del bebé y si existe la necesidad de dar a luz al bebé antes de tiempo. También se puede realizar una ecografía como parte de este examen.

Muestra de vellosidades coriónicas (CVS): esta prueba se usa para diagnosticar trastornos cromosómicos y genéticos como el síndrome de Down o la fibrosis quística.

Examen de detección de glucosa: este examen se realiza para determinar el riesgo de diabetes gestacional de la madre. Dependiendo de los resultados, se puede prescribir una prueba de tolerancia a la glucosa para diagnosticar la diabetes gestacional.

Estreptococo del grupo B: este examen se realiza para detectar bacterias que pueden causar neumonía o infección grave en el recién nacido.

Prueba de pantalla cuádruple: esta es una prueba de detección que ayuda a determinar el riesgo de trastornos cromosómicos, incluidos el síndrome de Down y la trisomía 18 y defectos del tubo neural, como la espina bífida.

Prueba sin estrés (NST): esta prueba se realiza para verificar la angustia fetal. Por ejemplo, si el bebé está recibiendo suficiente oxígeno.

Ultrasonido: los centros de ultrasonido Specialized4D realizan exploraciones fetales 4D. Estas exploraciones se realizan para detectar signos de problemas en los órganos y sistemas corporales del bebé. Estas exploraciones también ayudan a confirmar la edad del feto y el crecimiento adecuado.

Examen de orina: este examen ayuda a detectar signos de diversos problemas de salud, como infección del tracto urinario, diabetes y preeclampsia.

Estas son algunas de las pruebas de detección y diagnóstico que puede esperar cuando acude a los servicios de diagnóstico fetal. Cada uno de ellos es importante ya que ayudan a descartar varios defectos de nacimiento y trastornos genéticos.