Fístula anal - Síntomas y tratamiento

La fístula anal es una condición médica en la que se desarrolla un pequeño orificio u orificio entre el intestino y la piel del ano. El ano es la apertura externa, por la cual las heces son expulsadas del cuerpo. El lado interno del ano se compone de varias glándulas diminutas. Cuando una de estas glándulas se bloquea, se forma una fístula. La presencia de una fístula puede provocar hemorragia y secreción, especialmente durante las heces de paso.

Algunas de las fístulas causan drenaje persistente, mientras que otras pueden causar un drenaje recurrente. No se cura por sí solo, lo que hace que la intervención médica sea obligatoria.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la fístula anal son los siguientes-

Una fístula se puede diagnosticar examinando el ano y su región circundante. Si se observa una abertura externa, el médico intentará determinar su tracto y tamaño. Si la fístula es completamente interna, el médico tomará radiografías, análisis de sangre y colonoscopía.

El diagnóstico normalmente se realiza por examen rectal con la ayuda de ultrasonido, tomografía computarizada y resonancia magnética. Sin embargo, algunos médicos pueden solicitar una evaluación adicional para garantizar su estado. Estos exámenes adicionales pueden incluir infecciones de transmisión sexual, cáncer de recto, desorden intestinal inflamatorio, etc.

Tratamiento

Algunos pacientes que sufren de fístula se curan con medicamentos, para el resto de los pacientes, la cirugía sigue siendo la única forma de curarse de esta espantosa enfermedad. Algunos de los métodos quirúrgicos son los siguientes