Redefiniendo el tratamiento del SIDA con medicamentos y tratamientos avanzados

En primer lugar, el mundo en el que vivimos ha recorrido un largo camino para eliminar o al menos minimizar el estigma y las falsedades desenfrenadas y los mitos asociados con el VIH / SIDA. Las personas ya no son condenadas al ostracismo de las sociedades o empujadas a la esquina, por temor a una infección instantánea al tocarse. El VIH es un virus transmitido por la sangre que una persona infectada solo puede transmitir al cuerpo de otra persona a través de la sangre, el semen u otros fluidos corporales. Tocar, abrazarse, besarse o comer juntos es prístino e inofensivo. Gracias al advenimiento y avance de las drogas contra el VIH, la gente ha desacreditado esos mitos.

Ahora, el foco está en el tratamiento. Los medicamentos contra el VIH pueden ayudarlo a reducir su carga viral, mejorar la calidad de su vida y combatir las infecciones. Pero, incluso si los consume, aún puede transmitir el VIH a otras personas. Entonces, las drogas son un tratamiento y no una cura para el virus.

También tiene inhibidores de la integrasa que impiden que el virus reproduzca copias. Bloquean la proteína clave que permite que el VIH alinee el ADN en la estructura de una buena célula.